Nivel 6. Hábitats, evaluación cuantitativa

Se miden variables cuantitativas, se han de obtener índices que permitan testar hipótesis ecológicas.

Se instalan parcelas fijas, representativas de la variabilidad interna del hábitat, o se repiten suficientemente parcelas más pequeñas en transectos, regularmente, al azar…según el diseño experimental. Pero siempre garantizando la representatividad del muestreo. Se miden las variables de la forma más precisa, a veces tomando muestras para ser analizadas en el laboratorio (análisis físico-químicos de aguas, suelo, pesaje de biomasa seca, palatabilidad y composición química de hierbas forrajeras…).

Permite establecer umbrales de las variables indicadoras para clasificar estados de conservación del hábitat. Permite establecer valores de referencia y relacionar parámetros muy directamente relacionados con los valores que se pretenden conservar con otras variables más fáciles de medir pero que funcionan como indicadores indirectos. Este tipo de trabajos están especialmente indicados para establecer estaciones de referencia. La repetición de la evaluación de una misma formación a este nivel, a nivel 2 y a nivel 1 y la realización de esta operación en diferentes estaciones de referencia, permitiría calibrar la bondad de los indicadores más sencillos de obtener para reflejar los parámetros que pretenden indicar.

Es necesario el concurso de personal muy cualificado en estudios ecológicos, casi siempre especializado en un hábitat o tipo de hábitat concreto. En el campo los expertos deben ser acompañados por ayudantes de campo, de forma que como mínimo deben trabajar dos personas en la obtención de datos. A menudo en las campañas de campo se requiere la participación de más de dos personas a la vez. Para sacar provecho a este nivel de seguimiento, no solo es importante el esfuerzo a realizar en la obtención de datos en campo, sino que hay que prever la dedicación necesaria para procesar y analizar los datos, el trabajo de laboratorio, etc., que puede o suele ser bastante mayor que el del propio trabajo de campo y realizado por investigadores expertos. Un fallo muy común que se suele cometer es el de plantear, financiar y realizar grandes tomas de datos sin haber previsto la financiación, los contratos, el personal, etc. que se va a requerir posteriormente para que esos datos sirvan a su finalidad. En este nivel es donde deben intervenir los departamentos investigadores de universidades y centros de investigación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s