Nivel 1. Especies, prospección básica

Dentro de este nivel se encuentra la metodología florística clásica, en la que el dato es la presencia de una planta en una localización determinada, es decir, la CITA. Actualmente el uso del GPS nos facilita poder realizar listados de plantas asociados a unas coordenadas X e Y obtenidas con gran precisión. De esta forma se “alimentan” bases de datos corológicas como la del Atlas de Flora de Aragón y también podemos tener el dato de “área de presencia” que es utilizado para clasificar las especies según la amplitud de su área de distribución en el sistema de categorías de la UICN.

Además de esta metodología clásica, hemos desarrollado una metodología de “prospección básica”, para realizar una cartografía de las poblaciones detallada y en la que también la ausencia de la especie en un territorio bien prospectado es un dato útil. Esta metodología la desarrollamos en 2004, dentro de los trabajos para la asesoría sobre el Catálogo de Flora Amenazada de Aragón.

Con esta información sabemos el número de poblaciones – núcleos de una determinada especie en un territorio, y a lo largo del tiempo el seguimiento consistirá en ver si se mantiene el número de poblaciones – núcleos, aumenta o disminuye.

La utilidad de la información de presencia y ausencia, cuando es tomada con suficiente precisión cartográfica, sirve para tres tipos de objetivos principales: a) conocer la ubicación exacta de las poblaciones para tomar medidas de protección adecuadas, b) poder utilizar el dato de área de ocupación para estimar el tamaño poblacional multiplicando el dato por la densidad y para evaluar el grado de amenaza con los criterios de la UICN y c) poder utilizar la variable binaria presencia/ausencia para relacionarla con otras variables ecológicas y construir modelos de idoneidad del hábitat o de hábitat potencial. La prospección básica debería ser el primer trabajo que se acomete cuando se pretende empezar a conservar cualquier especie de flora. La baja intensidad del muestreo requerido permite extensivizar los trabajos. Por ello, está muy indicado para acometer los trabajos de gestión de catálogos de flora amenazada, para realizar planes de gestión conjuntos para muchas especies, o para gestionar en su conjunto la flora amenazada de un ámbito geográfico concreto (por ejemplo, un espacio natural protegido).

Tanto si se trata de tomar los datos de presencia de especies en unas coordenadas determinadas como si se trata de la prospección básica, estas tareas se pueden realizar por personal entrenado pero no necesariamente altamente cualificado. Puesto que los protocolos son sencillos, es muy adecuado para la participación de colectivos como guardas forestales, asociaciones naturalistas, etc. En todo caso, un buen conocimiento botánico es de gran ayuda, y en el caso de realizar listados de plantas, imprescindible.

Esta metodología la desarrollamos en 2004, dentro de los trabajos para la asesoría sobre el Catálogo de Flora Amenazada de Aragón:

manual_prospecciones_flora1

Anuncios

Una respuesta a Nivel 1. Especies, prospección básica

  1. Pinchán dijo:

    No, no tenemos un dibujo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s